Cuarta Estrella

Es considerada por muchos celestes como: La Batalla de Puebla, pues se jugó la cuarta estrella en una cancha neutral.

En esas épocas, si los equipos empataban los dos partidos de Ida y Vuelta (en tiempos extras), se jugaba un tercer partido en una cancha neutral.

Cruz Azul llegó a la final contra León, de la mano de Raúl Cárdenas, y ambos partidos fueron empatados como lo pronosticó el reglamento de competencia.

Se definió el Estadio Cuauhtémoc como la sede del tercer juego, un juego a muerte denominado por muchos: la batalla de puebla.

León iniciaba el tercer encuentro con un gol de ventaja, pero Cruz Azul anotó dos tantos y se llevó la corona con goles de Javier Guzmán y Jorge Davino (Autogol).

Así, se consolidó la leyenda de Raúl Cárdenas como el técnico con mayores títulos en la historia de nuestro club.

La euforia no se hizo esperar y la afición celeste invadió la cancha para ser parte de la historia.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.