Es un sentimiento que no morirá

“Es un sentimiento que no morirá” es lo que cantaba emocionada, Celeste, una pequeñita aficionada, que recibimos en Máquina con Causa.

Uriel de 13 años, y Celeste de 3, se dieron cita en La Noria para conocer a sus jugadores favoritos. No podían ocultar su emoción al estar presenciando un entrenamiento de su equipo, Cruz Azul.

Yo soy Celeste

Mientras Uriel no dejaba de sonreír cada vez que un jugador iba entrando a la cancha, la pequeña Celeste (nombrada así por sus padres, también seguidores de La Máquina) no dejaba de cantar: “yo soy Celeste, es un sentimiento que no morirá…”.

Al finalizar las actividades del equipo, los pequeños tuvieron la oportunidad de acercarse a cada uno de ellos, para tomarse fotos y pedir autógrafos. Sabemos que irle a Cruz Azul es una pasión que se lleva desde muy joven y estos dos chicos así nos lo demostraron.

Agradecemos a las fundaciones que se comunican con nosotros a través de nuestro formulario, por dejarnos conocer a seguidores de La Máquina.  En esta ocasión, quien hizo posible la visita fue Ayudar Es.

 

Ingresa a nuestro Twitter oficial y a nuestra Página Oficial, para estar al pendiente de esta y otras visitas.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.