Una final de garra

 

 

Con motivo del enfrentamiento ante León en la jornada 3 del Guard1anes 2020, recordamos la final ganada en 1997 ante los panzas verdes.

Sin duda, Cruz Azul y León han escenificado varias batallas a lo largo de su historia. La serie de la gran Final del torneo Invierno 97, es la que ha quedado en los corazones de los aficionados Celestes. Los dos mejores equipos de la temporada frente a frente, el primero (León, 32 puntos) contra el segundo (Cruz Azul, 31 puntos).

Estadísticas

Los dos equipos lucían fuertes, rozagantes y embalados. León terminó las 17 jornadas con 30 goles a favor por 22 en contra y Cruz Azul con 29 a favor por 16 en contra. Sus fortalezas eran parejas y así lo demostraron ya que hicieron una buena liguilla y ambos llegaron a la final.

La Ida

Y llegó el día del juego de Ida el 4 de diciembre en el estadio Azul. Ahí se disputó una batalla verdaderamente épica que terminó con una ejecución magistral de tiro penal en el minuto 53 de Benjamín Galindo, el hombre quien le puso número a la casa de 1-0 para llevar el desenlace calientito al Nou Camp. Cabe señalar que el cúmulo de emociones se desató, además del triunfo celeste, por las expulsiones de dos elementos del León, dejando a su equipo con 9 hombres en la primera cita de dicha final. Edgardo Prátola al 45 y Alberto García al minuto 52 se fueron a las regaderas antes de culminar el partido.

Juego de Vuelta

Y llegó el día “D”, el Nou Camp lucía pletórico el 7 de diciembre, el reloj anunció las 12:00. Comenzó la última batalla parta decidir al campeón; los primeros 45 minutos ninguno cedía terreno, no encontraban debilidades, si marcas férreas y hombres decididos a llevar las cosas hasta las últimas consecuencias.

Y en el complemento, Misael Espinosa en el minuto 53 emparejó las cosas para provocar llevar el finiquito del encuentro a instancias de el entonces llamado “Gol de Oro”. Corría el minuto 100, cuando Ángel David Comizo le propinó una patada en pleno rostro al recién ingresado Carlos Hermosillo. Se decretó la pena máxima, Carlos Hermosillo con sangre en cabeza y cara, decidió cobrar la falta, le pegó con coraje al balón y Cruz Azul lograba coronarse campeón de Liga. Sin duda, esta batalla del 97 ante León, es la más recordada por todos los aficionados Celestes.

 

Consulta nuestra sección de Noticias y la cuenta de Twitter para estar enterado de todas las novedades de La Máquina